"POR LA CONVERSION DE LOS INFIELES"

¡Dios te salve, María, Virgen y Madre de Dios! Aunque miserable pecador, vengo con la mayor confianza a postrarme a vuestros pies santísimos, bien persuadido de ser por ti socorrido de que eres la que, con tu gracia y protección poderosa, alcanzas al género humano todas las gracias del Señor. Y si estas suplicas no bastaran pongo por medianeros y abogados a los nueve coros de los Ángeles, a los Patriarcas, y Profetas, a los Apóstoles y Evangelistas, a los Mártires, Pontífices y Confesores; a las Vírgenes y Viudas; a todos los Santos del Cielo en especial al Cura de Ars, Santa Filomena, San Francisco de Asís, San Benito y justos de la tierra. Cuiden de esta página y de lo que aquí se publica para el beneficio de los fieles de la Iglesia Católica; con el único fin de propagar la fe. Que, esta página sea, Para Mayor Gloria de Dios.

lunes, 29 de junio de 2009

MORTIFICACIÓN DE LA VISTA POR SAN ANTONIO MA. CLARET



"Es parte de la inocencia el ser uno ciego," decía Seneca. Y en verdad, por una triste experiencia sabemos que son infinitos los que se han precipitado en los vicios y crímenes, perdiendo la inocencia por la vista, cuya consideración arrebato a un filosofo gentil a que sus propias manos se arrancase los ojos, como refiere Tertuliano. Es vedad que un cristiano no puede ni debe imitar a este infeliz, que con un crimen pretendió evitar otros crímenes; pero si debe mortificar la vista a imitación de Jesucristo, Señor nuestro, que siempre la trajo modestamente recogida, por cuyo motivo los Evangelistas no refieren las veces que la levanto, como que era en El cosa singular y no acostumbrada. Por lo que tu procuraras mortificarla en los casos siguientes:

1.- Te abstendrás de mirar aquellos objetos que podrían suscitar en tu alma pensamientos pecaminosos como, son figuras deshonestas, comedias poco decentes, con especialidad si van acompañadas de baile, que por la circunstancia del modo de vestir y saltar debe considerarse como causa provocativa de pensamientos torpes. Y en efecto, muchísimos que en todo el decurso de la comedia habían tenido como adormecida la concupiscencia, al ver romper el baile sintieronse asaltados de un tropel de pensamientos impuros que , abrasándolos en el hizo cometer otros tantos pecados mortales. Son muchos los que experimentan lo que Alipio, de quien nos refiere San Agustín que fue al teatro con propósito de no mirar cosa mala; pero, puesto allí, miro peco e hizo pecar a otros. No vayas, pues tu a aquellas reuniones en la que los concurrentes visten con poca modestia a los bailes, digo y saraos; y cuando vayas por la calles y plazas, nunca fijes la vista en personas del otro sexo, especialmente si visten con menos decencia; y para que tu cuidado y recelo sea mayor cumple a mi deber decirle que hay ciertas personas de quienes se sirve el demonio como de banderín de enganche , cuyo oficio es reclutar almas para el infierno.

2.- También apartaras la vista de las cosas vanas, curiosas y no necesarias, diciendo como el Profeta: Apartad, Señor, mis ojos para que no vean la vanidad. El saber mortificarse en estas y otras coas, por inocentes y honestas que sean en sí, es un medio poderosísimo para adelantar en la perfección. De san Francisco de Borja se lee que cuando cazaba con halcones, en el acto de arrojarse estos sobre la presa, bajaba los ojos y se privaba de mirarlos; y de San Luis Gonzaga cuenta su historia que se privaba de mirar los espectáculos mas curiosos a que había de asistir por precisión. Haz tu lo mismo algunas veces, especialmente cuando por precisión hayas de andar por las calles , plazas y lugares públicos. Dije algunas veces, no siempre, porque exigir que lo hicieras siempre seria no conseguir nada, por pedir demasiado. Te causara alguna repugnancia al principio, lo sé; pero después experimentaras y amucha felicidad y con ella paz, alegría y merito en este mundo, y gran premio en el otro.

3.- Cuando no quieras mortificarte, sino dar algún recreo y solaz a la vista, mirando las flores, los arboles, jardines, edificios y otras cosas honestas por este estilo, y que no encierran peligro de pecar acostúmbrate a levantar el espíritu al Criador, pensando que El es el manantial y origen y que de Él han recibido aquellas criaturas u objetos cuanta hermosura, gracia y orden ves brillar en ellos, y dando un paso más di: Si tanto es la hermosura de las cosas del mundo que es un destierro, ¿Cual será la de la patria celestial?

3 comentarios:

  1. Muy buenos consejos y muy practicos creo yo,me gusto especialmente la idea de recrear la vista en cosas honestas pues en verdad hay cosas muy bellas y dignas de verse;que no nos perjudican,sino que al contrario nos "hablan" de nuestro Dios. Solo quisiera agregar que tambien es, creo yo, muy beneficioso el no confiar solo en la propia habilidad y fortaleza sino que encomendarse a nuestra Senora la Virgen Maria que ella intersedera para conseguirnos las gracias necesarias para mantenernos fieles a nuestro Senor Jesucristo, ademas el siempre humillarnos ante Dios y reconocer lo poco que podemos hacer sin El, sin su gracia y ayuda.
    Felicidades por su empeno y dedicacion que Dios les bendiga y les ayude a continuar con esta labor si asi El lo desea.

    ResponderEliminar
  2. Esteban, muchísimas gracias por tus consejos, es verdad nunca olvidemos que Nuestros Señor Jesucristo nos dejo a María Santísima por madre nuestra. para que en ella nos encomiéndenos como intercesora nuestra. Al igual que todos los santos lo hicieron nosotros también sigamos su ejemplo de llevar una vida recogida y ejemplar; digamos al igual que ellos ¡Oh dulce Corazón de María sed la Salvación mía!

    gracias a tu comentario recordé que tenía que haber hecho una recomendación muy importante, casi se me pasa. he aquí un ejemplo de la providencia de Dios a toda su obra. la importancia de encomendarnos a nuestro ángel de la guarda. Pidámosle que nos ayude a vencer toda tentación, "porque él te encomendó a sus ángeles para que te cuiden en todos tus caminos" (Salmos 91:11) tenemos que venerar a nuestro ángel guardián con una gran devoción; dándole reverencia y escucharlo a todo lo que tiene que decirnos; sin desafiarle jamás porqué no te lo perdonara. " Yo voy a enviar un ángel delante de ti, para que te proteja en el camino y te conduzca hasta el lugar que te he preparado. Respétalo y escucha su voz. No te rebeles contra él, porque no les perdonará las transgresiones, ya que mi Nombre está en él".(Éxodo 23:20-21).

    Que todas nuestras palabras, obras, y pensamientos sean para Mayor Gloria de Dios.

    ResponderEliminar
  3. Ciertamente Esteban, solo en la escuela de María Virgen y Madre se aprende de Virtudes,de Pureza en el alma y no solo se aprende si no que es importante ponerlo en practica...

    la mirada es el reflejo del alma y el alma suele hablar atravez de la mirada...

    Ser hijos del altísimo tiene sus exigencias.
    Es ser totalmente y completamente diferentes a lo que este mundo nos presenta como " normal ".
    somos creación divina y, si divino es El que nos Creo y vive en nosotros; entonces es importante manifestar esa realidad en nuestro estilo de vida, en lo que permitimos que nuestros ojos miren o contemplen; porque de lo que nuestra vista se alimenta es lo que alimentamos a esa alma que solo espera y gime por regresar a la casa paterna.
    por lo tanto,no podemos ,si somos hijos del Padre Celestial,
    si confesamos con nuestra boca ser hijos de Dios; vivir como si no fuéramos hijos, ni creación divina..
    El Padre, nos conoce desde el vientre de nuestra Madre.
    El Padre, conoce bien quien somos y, desdes antes de pensarlo El, ya sabe lo que pensamos.

    entonces a quien queremos engañar?

    Infantilmente solo nos engañamos nosotros mismos pretendiendo ver todo como si todo fuera "normal"..
    No,no es así, si quiero salvar mi alma, mi alma debe ser limpia, transparente,digna en todo sentido ,haciendo lugar y espacio para que en el centro de mi todo Viva y Reine quien me Formo; precisamente para amarlo, servirlo y adorarlo con toda mi alma. Comenzando exactamente desde el mismo centro de mi alma, amarlo con todo mi alma, con todos mis sentidos, con mis acciones, con mis decisiones, con toda mis fuerzas, con todo mi ser.

    Si comprendieramos ésto; entonces intentaríamos vivir diferente, pensar diferente,
    actuar diferente, intentaríamos ser verdaderos hijos del altísimo.
    por que, es precisamente lo único que el Padre espera, que sus hijos sean auténticos a su manera, no a la nuestra.
    pareciéndose más a su Amado Hijo,esto es lo que es Padre espera de nosotros.
    Aun en esos pequeños detalles; cuidando y protegiendo nuestra mirada, lo que hablamos, lo que pensamos y, así amar de tal manera nuestra alma; que nuestra alma cada vez sea más embellecida y transformada ,preparada y digna de estar un día frente a su Dios, Creador y Padre Bueno.. así sea.

    Gracias, Juan Carlos por esta refleccion,
    Gracias, Esteban que Dios le bendiga.
    hoy y siempre.
    mary

    ResponderEliminar