"POR LA CONVERSION DE LOS INFIELES"

¡Dios te salve, María, Virgen y Madre de Dios! Aunque miserable pecador, vengo con la mayor confianza a postrarme a vuestros pies santísimos, bien persuadido de ser por ti socorrido de que eres la que, con tu gracia y protección poderosa, alcanzas al género humano todas las gracias del Señor. Y si estas suplicas no bastaran pongo por medianeros y abogados a los nueve coros de los Ángeles, a los Patriarcas, y Profetas, a los Apóstoles y Evangelistas, a los Mártires, Pontífices y Confesores; a las Vírgenes y Viudas; a todos los Santos del Cielo en especial al Cura de Ars, Santa Filomena, San Francisco de Asís, San Benito y justos de la tierra. Cuiden de esta página y de lo que aquí se publica para el beneficio de los fieles de la Iglesia Católica; con el único fin de propagar la fe. Que, esta página sea, Para Mayor Gloria de Dios.

martes, 21 de julio de 2009

MORTIFICACION DEL OLFATO POR SAN ANTONIO MA. CLARET


Mortificaras el olfato huyendo de vanos olores, como son esencias, pastillas, bálsamos, aguas de olor, etc., porque quien usa tales cosas, propias de afeminados, indica ser un persona sensual. Que a Dios, como a Supremo Señor, se le honre con incienso y otras cosas aromáticas, es muy conforme a razón; pero que las use un mortal, que en breve ha de ser pasto de gusanos, fétido asqueroso y abominable, es reprensible hasta lo sumo. Déjate, pues de olores; antes bien, procura sufrir con paciencia los malos olores de los hospitales o aposentos de los enfermos, cárceles, etc., no dejando de visitarlos por causa de ellos, pues por ello te ha de premiar Dios, como lo promete en su santo Evangelio.

El Juicio final

34 Entonces el Rey dirá a los que tenga a su derecha: "Vengan, benditos de mi Padre, y reciban en herencia el Reino que les fue preparado desde el comienzo del mundo, 35 porque tuve hambre, y ustedes me dieron de comer; tuve sed, y me dieron de beber; estaba de paso, y me alojaron; 36 desnudo, y me vistieron; enfermo, y me visitaron; preso, y me vinieron a ver". (Mateo 25:34-36)

3 comentarios:

  1. Queridos amigos: meditando sobre este pasaje del evangelio me preguntaba ¿Que pensara nuestro Señor de cada una de nuestras obras? ¿Le damos lo justo a nuestros hijos, esposas (os), y padres? ¿Me preocupo de su sustento? ¿Doy lo mejor de mi trabajo para gloria de Dios? ¿Juzgo a los demás por su, posición económica, sabiduría, o ignorancia? ¿Juzgo a los pobres? ¿Juzgo a los desamparados? ¿Doy lo justo a los demás? ¿Quiero a mis amigos tal y como son? ¿Doy gracias a Dios por todo lo recibido sea bueno o malo? ¿visito a los enfermos? ¿le doy de comer a los necesitados?¿visto a los desamparados?
    En el evangelio sobre el Juicio Final se menciona el árbol que no de buen fruto será cortado y arrojado al fuego. Y me entristece ver cuánto tiempo he perdido, gracias a Dios que tuvo misericordia de mi, y me asigno a un Ángel de la guarda que me ha tenido mucha paciencia, y que no ha dejado de mostrarme el camino recto para ganarme el cielo y no ha entregado mi alma al infierno. Que es el lugar justo para mi alma por los pecados cometidos en mi vida pasada contra Dios.

    ¡Señor Jesucristo Dios nuestro ten misericordia de mi que soy un pecador!

    ¡Oh dulce corazón de María sed la salvación mía!

    ResponderEliminar
  2. es triste tambien saber que vivimos en una sociedad materializada…estoy consciente de que tengo que ser humilde y poner en práctica los talentos que Dios me dio… ya que e fayado en a serlo, tengo que considerar la idea de dar un poco de mi tiempo y ayuda de quienes más los necesitan. Puedo cumplir con obras de caridad y amor y ofreciéndome a los pobres, los indefensos, los enfermos y cualquier otra persona que necesite de mí ayuda. Sería un acto de amor al prójimo y tener que a serlo en nombre de Jesús.

    ResponderEliminar
  3. Delia, es verdad nuestro mundo está envuelto en el pecado. lo que necesitamos es cumplir con los mandamientos, hay que pedir las gracias que necesitamos para limpiar nuestra alma, pedir que Dios brille en ella, y que los demás puedan ver la grandeza de Dios a través de nuestra conversión. Y a través de ella podamos ayudar a los más cercanos; nuestras esposas(os) hijos, padres, hermanos, etc. Que María santísima gran ejemplo de obediencia nos ayude a encontrar el camino a todos para llegar a conocer y amar a su hijo Jesucristo Nuestro Dios y Señor.

    ResponderEliminar