"POR LA CONVERSION DE LOS INFIELES"

¡Dios te salve, María, Virgen y Madre de Dios! Aunque miserable pecador, vengo con la mayor confianza a postrarme a vuestros pies santísimos, bien persuadido de ser por ti socorrido de que eres la que, con tu gracia y protección poderosa, alcanzas al género humano todas las gracias del Señor. Y si estas suplicas no bastaran pongo por medianeros y abogados a los nueve coros de los Ángeles, a los Patriarcas, y Profetas, a los Apóstoles y Evangelistas, a los Mártires, Pontífices y Confesores; a las Vírgenes y Viudas; a todos los Santos del Cielo en especial al Cura de Ars, Santa Filomena, San Francisco de Asís, San Benito y justos de la tierra. Cuiden de esta página y de lo que aquí se publica para el beneficio de los fieles de la Iglesia Católica; con el único fin de propagar la fe. Que, esta página sea, Para Mayor Gloria de Dios.

viernes, 7 de agosto de 2009

MORTIFICACIÓN DEL TACTO POR SAN ANTONIO MA. CLARET


Nunca hagas ni toques cosa alguna fea, porque ya sabes que eso es un horrendo pecado; te abstendrás también de aquella costumbre indecente y baja que tienen algunos de juguetear y agarrarse, y otros enredos semejantes, por ser cosa intolerable e indecorosa; no eches en olvido aquel adagio: juego de manos, juego de villanos. No solo, pues no lo has de hacer con personas de otro sexo, sino tampoco con las del propio; y no solo por ser contra la buena educación, sino también peligroso para la castidad.

DEBERES TOCANTES A LA CASTIDAD

En el sexto y noveno Mandamientos se nos ordena la castidad propia de cada estado, en pensamientos, palabras y obras. El objeto de estos dos Mandamientos es la salvaguardia de preciosa virtud de la castidad, llamada por antonomasia la virtud angélica. Ambos Mandamientos prohíben, por lo tanto, las acciones, las palabras y los pensamientos y deseos, o sea todos los pecados de impureza o lujuria.

Naturaleza de la castidad.- Castidad es una virtud moral que refrena los apetitos carnales y los pone en orden. Consiste, pues, en una voluntad inquebrantable de no cometer ninguna especie de impureza; o, en otros términos, de abstenerse de placeres sensuales ilícitos.

Medios para guardar la castidad.-

1º Medios : a) La frecuencia de los Sacramentos y especialmente la asistencia a la Santa Misa diariamente y la sagrada Comunión diaria. b) La oración asidua y fervorosa, pidiendo a Dios su gracia para conservar la pureza. c) La devoción filial a la Santísima Virgen --en especial el rezo del Santo Rosario diariamente--, y a los santos que más se distinguieron en esta virtud. d) La modestia, y recato de los sentidos, especialmente el de la vista, porque los ojos son las ventanas por donde entra la muerte en el alma. e) La mortificación y el amor al trabajo, porque la inmortificación hace las pasiones indomables y la ociosidad engendra todos los vicios. f) Fomentar el santo temor de Dios con el recuerdo de las postrimerías. g) Resistir con prontitud las primeras embestidas de las tentaciones: «Atajar al principio el mal procura; si llega a echar raíz, tarde cura», para ello es eficacísimo nada más sentir la más ligera punzada de tentación decir para uno mismo "Ave María purísima" con plena confianza.

2º Otros Medios: a) Apartarse de las ocasiones de pecar, como son las personas o amistades peligrosas, etc. b) Huir de los espectáculos indecentes, cines, bailes, lecturas, etc., que inciten a la lujuria. e) Evitar la intemperancia en la comida, y sobre todo en la bebida, que es lo que principalmente conduce a la deshonestidad

No hay comentarios.:

Publicar un comentario